Virgen de Guadalupe

LA MISA PASO A PASO

SANTA MISA, PASO A PASO.

Nuestra parroquia del calvario ha presentado durante estos primeros seis meses del año 2011 la catequesis sobre como vivir mejor la Santa Misa. A continuación publicamos un resumen de dichas catequesis no sin antes aclarar, que en cada Diócesis el Obispo puede regular dichas normas.

ANTÍFONA DE ENTRADA

DE PIE

Recibimos al sacerdote de pie, que se acerca al altar y lo besa. En el ara o altar hay reliquias de santos y representa el lugar donde se hacían los sacrificios. En el Antiguo Testamento se sacrificaban animales, pero desde la venida de Cristo, en el Nuevo Testamento, son incruentos. Si no se hubiera entonado canto alguno, se recita la antífona de entrada.

Sacerdote: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Todos se santiguan.

El pueblo responde con voz fuerte: Amén.

El Señor esté con ustedes.

O bien:

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre, y la comunión del Espíritu Santo estén con todos ustedes.

El pueblo responde - Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

El sacerdote invita a los fieles al arrepentimiento:

Hermanos: Para celebrar dignamente estos sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados.

Tras un breve silencio, todos reconocen sus pecados con la oración:

Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante vosotros hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión.

Llevando la mano al pecho, dice y rezan todos:

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.

Por eso ruego a Santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a vosotros, hermanos, que intercedáis por mí ante Dios nuestro Señor.

El sacerdote concluye con la absolución:

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

El pueblo responde:

- Amén.

A continuación se entona el:

Señor ten piedad.

GLORIA

Si es festivo, acto seguido todos rezan El Gloria:

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

ORACIÓN COLECTA:

Concluido el himno, el sacerdote dice:

Oremos.

Entonces, recita la ‘Oración Colecta’ designada para el día, en ella se recoge el sentir de la Asamblea y la síntesis de las lecturas del día y al final el pueblo aclama:

- Amén.

Liturgia de la Palabra

PRIMERA LECTURA

SENTADOS

Los domingos se toma del Antiguo Testamento, excepto en el Tiempo Pascual, en que se toma de los Hechos de los Apóstoles. Al terminar el lector dice: Palabra de Dios.

El pueblo responde- Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL

Si es costumbre, los Salmos serán cantados. También pueden ser leídos

SEGUNDA LECTURA

Sólo se hace una segunda lectura los domingos y las solemnidades. Al final, el que ha leído dice:

Palabra de Dios.

- Te alabamos, Señor.

Seguidamente se canta o recita el Aleluya designado para ese día.

EVANGELIO

DE PIE

El sacerdote, inclinado ante el altar, dice en voz baja:

Purifica mi corazón y mis labios, Dios todopoderoso, para que anuncie dignamente tu Evangelio.

Después, en voz alta dice al pueblo:

El Señor esté con vosotros.

El pueblo responde:

- Y con tu espíritu.

Después, en voz alta dice al pueblo:

Lectura del Santo Evangelio según San (nombre del evangelio)

El pueblo responde:

- Gloria a Ti, Señor.

Una vez leído el Evangelio, el sacerdote dice:

Palabra del Señor.

El pueblo responde:

- Gloria a Ti, Señor Jesús.

El sacerdote besa el libro, diciendo en voz baja:

Que las palabras del Evangelio borren nuestros pecados.

HOMILÍA

SENTADOS

En este momento el sacerdote hablará sobre las cuestiones de doctrina que considere de interés. Debe decirse todos los domingos y fiestas de precepto. Al terminar es oportuno guardar un breve espacio de tiempo en silencio.

PROFESIÓN DE FE

DE PIE

Si es festivo, todos rezarán el Credo, en una de las dos formas.

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo,

Se inclina levemente la cabeza en señal de respeto. y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; Se finaliza la inclinación de la cabeza. y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato: padeció y fue sepultado y resucitó al tercer día según las Escrituras, y subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

O en algunas Iglesias se reza este otro credo llamado Símbolo de los apóstoles

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor,

Se inclina levemente la cabeza en señal de respeto.

Que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de santa María Virgen,
Se finaliza la inclinación de la cabeza.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Peticiones:
A continuación, se hace la ‘Oración de los fieles’ o preces, que son unas plegarias que el sacerdote o algún asistente va leyendo y el pueblo responde:

- Te rogamos, óyenos.( U otra que nos presente el libro de la sede)

Liturgia Eucarística
El sacerdote presenta a Dios los dones del pan y del vino que, por la Consagración, se convertirán en el Cuerpo y la Sangre del Señor. Esta parte se conoce como el ‘Ofertorio’.
PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS: El coro entona el canto de ofrendas

SENTADOS

Al ofrecer el pan, el sacerdote dice:

Bendito seas, Señor, Dios del Universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos: él será para nosotros pan de vida.

Si el sacerdote lo ha dicho en voz alta, el pueblo aclamará:

- Bendito seas, por siempre, Señor.

Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde; que éste sea hoy nuestro sacrificio y que sea agradable en tu presencia, Señor, Dios nuestro.

Mientras el sacerdote se lava las manos, dice en secreto: Lava del todo mi delito, Señor, limpia mi pecado.

Terminado el rito de purificación finaliza el canto de ofrenda

DE PIE
El celebrante se va al centro del altar y, de cara al pueblo, dice: Oren, hermanos, para que este sacrificio mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.

El pueblo responde:

- El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
El sacerdote lee la ‘Oración sobre las ofrendas’ prevista para ese día.
PLEGARIA EUCARÍSTICA

El Señor esté con vosotros.
- Y con tu espíritu.
Levantemos el corazón
- Lo tenemos levantado hacia el Señor.
Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
- Es justo y necesario.
El sacerdote lee el Prefacio correspondiente a ese día, a cuyo término todos dicen:
Junto al coro que entona el: Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en el cielo. Bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en el cielo.

A continuación, según la Plegaria eucarística que se siga, el sacerdote irá diciendo las oraciones previas a la Consagración.

CONSAGRACIÓN

DE RODILLAS

El sacerdote, con claridad, pronuncia las palabras del Señor para consagrar el pan:
TOMEN Y COMAN TODOS DE ÉL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SERÁ ENTREGADO POR USTEDES.
Igualmente, consagra el vino con las palabras:

TOMEN Y BEBAN TODOS DE ÉL, PORQUE ÉSTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR USTEDES Y POR TODOS LOS HOMBRES PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HACAN ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA.

Jesucristo Sacerdote, sirviéndose de las palabras de la Consagración pronunciadas por el sacerdote, convierte el pan en su Cuerpo y el vino en su Sangre. A continuación muestra al pueblo la Hostia consagrada y el Cáliz, y lo adora con un signo de reverencia. El celebrante dice:
Éste es el sacramento de nuestra fe.

- Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!.

O también el sacerdote puede decir:

Éste es el Misterio de la fe)

- Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este cáliz, anunciamos tu muerte, Señor, hasta que vuelvas.

DE PIE

Continúan las oraciones propias de cada plegaria eucarística. Al finalizar esta parte, el sacerdote toma la patena, con la Hostia consagrada, y el cáliz consagrado y, sosteniéndolos elevados, dice:

Por Cristo, con él y en él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. (Doxología)

El pueblo aclama:

- Amén.

Rito de la comunión

Una vez que el sacerdote ha dejado el cáliz y la patena, dice:

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir: O bien:

Antes de participar en el banquete de la Eucaristía, signo de reconciliación y vínculo de unión fraterna, oremos juntos como el Señor nos ha enseñado:

- Padre nuestro que estás en el cielo santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

El sacerdote, con las manos extendidas, prosigue él solo:

Líbranos de todos los males, Señor y concédenos la paz en nuestros días, para que ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.

El pueblo concluye la oración aclamando:

- Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.

El sacerdote, con las manos extendidas, dice en voz alta:

Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: ‘La paz os dejo, mi paz os doy’, no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

El pueblo responde:

- Amén.

El sacerdote, extendiendo y juntando las manos, añade:

La paz del Señor esté siempre con ustedes.

El pueblo responde:

- Y con tu espíritu.

Luego, si se estima oportuno, el diácono o el sacerdote añaden:

Dense fraternalmente la paz.

Y todos, según la costumbre del lugar se dan la paz.

El sacerdote deja caer en el cáliz una parte del pan consagrado, diciendo en secreto:

El Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, unidos en este cáliz, sean para nosotros alimento de vida eterna.

Mientras tanto se canta o se recita:

- Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

- Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

- Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.

El sacerdote reza en secreto la oración para la comunión:

Señor Jesucristo, la comunión de tu Cuerpo y de tu Sangre no sea para mí un motivo de juicio y condenación, sino que, por tu piedad, me aproveche para defensa de alma y cuerpo y como remedio saludable.

O bien:

Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que por voluntad del Padre, cooperando el Espíritu Santo, diste con tu muerte la vida al mundo, líbrame, por la recepción de tu Cuerpo y de tu Sangre, de todas mis culpas y de todo mal. Concédeme cumplir siempre tus mandamientos y jamás permita que me separe de ti.

El sacerdote hace genuflexión, toma el pan consagrado, lo eleva y lo muestra al pueblo, diciendo:

Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

Y, juntamente con el pueblo, añade:

- Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme.

El sacerdote, después de comulgar con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, lee la ‘Antífona de Comunión’ que corresponde a ese día. Seguidamente, se acerca a los que quieren comulgar y mostrándoles el pan consagrado, dice a cada uno de ellos:

El Cuerpo de Cristo.

El que va a comulgar responde:

- Amén.

DE RODIAS.

Quienes reciben la santa comunión, y aquellos que por algún motivo no han podido recibir, se ponen de rodias en total silencio (Silencio Sacro) en un momento profundo de adoración mientras, tiene lugar la purificación, que es cuando se limpian la patena y el cáliz. El sacerdote dice en secreto: Haz, Señor, que recibamos con un corazón limpio el alimento que acabamos de tomar, y que el don que nos haces en esta vida nos aproveche para la eterna.

De pie en la sede o en el altar, el sacerdote dice:

Oremos.
DE PIE

Todos oran en silencio durante unos momentos. Luego el sacerdote dice la ‘Oración para después de la comunión (pos-comunión) de ese día. El pueblo aclama:

- Amén.

Rito de conclusión

Llegados a este momento, pueden hacerse, si es necesario y con brevedad, los anuncios o advertencias al pueblo. Luego tiene lugar la despedida. El sacerdote extiende las manos hacia el pueblo y dice:

El Señor esté con ustedes.

El pueblo responde:

- Y con tu espíritu.

El sacerdote bendice al pueblo, diciendo:

La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y descienda sobre ustedes.

El pueblo responde:

- Amén.

En nuestra Diócesis de San Vicente, antes de despedir al pueblo, desde hace varios años se introdujo la oración mariana del Dulce Madre, con el propósito de infundir en el pueblo de Dios la devoción a nuestra Madre del Cielo

Luego el diácono, o el mismo sacerdote, con las manos juntas, despide al pueblo, diciendo:

Pueden ir en paz.

El pueblo responde:

- Demos gracias a Dios.

El sacerdote besa con veneración el altar, como al comienzo y, una vez realizada la debida reverencia con los demás ministros que han intervenido en la celebración, se retira a la sacristía. La Santa Misa ya ha terminado, los fieles pueden salir del templo si lo desean o seguir en lo que se denomina la ‘Acción de Gracias’, en la que cada uno, en oración íntima con el Señor, se dirige a Él con confianza, cariño y delicadeza por haberlo recibido en la comunión.

Por Seminarista: Agustin Zepeda

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo felicito Agustín, usted es una muestra para aquellos poquitos padrecitos que dicen "que los seminaristas de la Inmaculada, no aportan nada y no tienen iniciativa". Bendiciones a los padre Eddy y Chopín y a todos los que asisten y laboran en la parroquia de "El Calvario".

Anónimo dijo...

Es muy importante este documento ya que nos muestra la misa paso paso ya que hay muchos momentos que uno ignora que no sabe si seguir de pie o ponerse de rodias gracias Seminarista Agustin por contribuir a la formación liturgica

man with desire dijo...

Cuando Jesús vivió la etapa final de su vida terrenal, Él quiso compartir una vez más una comida con sus discípulos. Cuando ellos comieron con Él, Jesús también le enseñó a sus discípulos acerca del significado del pan y del vino, de cómo representaban Su crucifixión y Su muerte. Llamamos a esto Santa Cena (la Santa Comunión). Él comenzó esta costumbre poco antes de Su muerte –o quizás antes- y la costumbre fue traspasada a la primitiva Iglesia Cristiana.
Para los Católicos Romanos la Santa Comunión y la Misa también son importantes. En la Iglesia Católica son algo distintivo. En la Iglesia Católica se le ha dado una nueva forma y significado a la Santa Comunión, de la misma manera en que han cambiado el significado de muchos otros símbolos, desde la época de la iglesia primitiva. Originalmente la Santa Comunión no tenía este significado; se ha convertido en algo muy diferente. Abajo analizaremos algunos de esos cambios:

La doctrina del cambio del pan y vino en cuerpo y sangre de Cristo es algo que ha cambiado. Según esta doctrina, cuando el sacerdote durante la Misa lee una bendición, el pan y el vino ya no son más pan y vino, sino que literalmente han pasado a ser Cristo, Su cuerpo y sangre, en otras palabras –Dios. La Iglesia Católica Romana enseña también que solamente los sacerdotes están autorizados para leer la bendición que puede producir este cambio.

http://www.jariiivanainen.net/catolicoiglesia2.html

PARROQUIA EL CALVARIO SAN VICENTE dijo...

GRACIAS HERMANOS POR SUS BUENOS COMENTARIO EN NUESTRO BLOG DE LA PARROQUIA EL CALVARIO, CUYA FILOSOFIA ES FORMAR E INFORMAR DE TODO EL QUE HACER PASTORAL DE LA PARROQUIA EL CALVARIO, TEMBIEN ES PARTE DE NUESTRA FILOSOFIA LA DENUNCIA CIUDADANA. BENDICIONES HERMANOS POR SU GRAN APORTE.

CELEBRACIÓN DE LA JORNADA MUNDIAL DE LOS ENFERMOS

PRIMER ENCUENTRO PARROQUIAL DE JÓVENES